Me gustaría acoger pero ¿emocionalmente cómo me sentiré cuando se vaya?

Es una preocupación que de un modo u otro hemos tenido todos los que acogemos y es cierto que cuando el niño se va lo pasamos mal. Pero la satisfacción de haberle ayudado, de todos los beneficios físicos y psicológicos que se lleva y la posibilidad de darle a entender que seguimos estando disponibles, que puede contar con nosotros, que le seguimos queriendo, y de mantener contacto con él nos compensa en parte ese malestar. También nos compensa  saber que si no le hubiéramos acogido probablemente se habría quedado en Bielorrusia y no hubiera podido disfrutar de nada de lo anterior.

Acoger es una decisión libre: No acojas si no estás convencid@ de ello, pero si lo que te preocupa es tu propio sufrimiento, te proponemos que hagas lo siguiente: Pon en un platillo de la balanza el bienestar que tú crees que puedes aportar al niño y, en el otro, lo mal que lo pasarás cuando se vaya y mira hacia donde se inclina: sólo tú puedes hallar la respuesta.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies